Seleccionar página
Cada vez se usan más las bicicletas en carretera y en las ciudades. Las propias bicis han mejorado mucho sus prestaciones y también todos los ‘gadgets’ o inventos que les podemos acoplar han mejorado. Te presentamos cinco posibles dispositivos para mejorar nuestra seguridad sobre la bicicleta y hacer nuestra salida en bici, sea de la distancia que sea, más segura y amena. Ellos harán nuestros momentos en la bici más confortables.
 

Intermitentes para ciclistas:

Estar bien iluminado es un consejo que encontrarás en cualquier información sobre seguridad del ciclista. Una manera sensata y cómoda de estar visible es invertir en un intermitente para ciclistas. Funcionan de la misma manera que los de los coches y tienen precios asequibles, por debajo incluso de los 340 euros. Con un pequeño mando que se pone en el manillar, el ciclista puede indicar si va a girar a la derecha o a la izquierda como si fuera un coche. También existe el ‘proyecto LAMP’ con origen español que es una solución en este sentido.

Cascos con airbag:

Como si se tratara de un coche, los ciclistas también pueden usar cascos con airbag. Hay algunos muy conocidos como los de la marca Hövding. Se despliegan como si fueran una bufanda y protegen toda la cabeza de los golpes. Quizá no quede tan estético como otros cascos de diseño y más finos, pero sin duda son una garantía para nuestra seguridad.

Una cámara para grabar todo lo que ocurre:

Cada vez es más común que los ciclistas llevemos una cámara en nuestra bici por motivos de seguridad. Hay algunas, como la Fly6, que también cumple el papel de luz además de cámara. Servirá para llamar la atención y que el resto de conductores se percaten y tengan más cuidado debido a nuestra presencia. Y también, en un caso extremo, puede servir como si fuera la caja negra de un avión para poder comprobar todo lo que ha ocurrido en un accidente. Lo normal es que se ponga en la parte trasera de la bici, pero también las hay para la parte delantera.

Un láser que alumbra nuestro camino:

A la hora de estar bien iluminados también podemos implementar a nuestra ‘máquina’ un láser que aporte luz en la parte delantera. Hay algunos que vienen con pilas, como si fuera una linterna y lo que hace es mandar una señal al asfalto a unos seis metros por delante de donde va circulando el ciclista para que el resto de conductores o peatones nos vean con más facilidad.

Una batería para nunca quedarse desconectado:

Cuando salimos en bicicleta es recomendable llevar un teléfono móvil para que nos puedan localizar o podamos realizar alguna llamada de emergencia. Lógicamente hay que saber cómo llevarlo y nunca distraerse con él al manillar, pero debemos tenerlo encima para cualquier incidente que nos pueda ocurrir. Por este motivo es necesario que siempre lo tengamos cargado. Existen algunas baterías que se recargan mediante nuestro pedaleo, no existe mejor manera de mantenernos en forma y sin que la batería se apague. Un ejemplo es ‘Atom’, una batería extraíble de 1.3000 mAh que mantendrá vivo nuestro smartphone.
Estos son algunos de los cinco ‘gadgets’ que podemos usar con la bicicleta, pero no son los únicos, hay fundas para usar el teléfono como un GPS, navegadores de alta precisión, y otros menos tecnológicos como los tradicionales espejos retrovisores adaptados a manillares de bicicleta. Aunque te decidas por el que te decidas, no te olvides que lo más importante es mantener siempre la atención en la vía por la que circular, extremando las precauciones siempre que sean carreteras compartidas con otros vehículos. Evita despistes y cumple las normas de tráfico en lo que a manejo de dispositivos tecnológicos se refiere… no te ocurra como a Purito Rodríguez….

Comentarios