Seleccionar página

Algunas de las mejores experiencias en bicicleta son aventuras de largo recurrido como el Camino de Santiago. Hacer cicloturismo con ‘paradas’ y aprovechar para unir dos cosas tan apasionantes como viajar y la bicicleta. Para poder disfrutar en las mejoras condiciones a veces es necesario usar alforjas. Es importante por nuestra seguridad tener el peso equilibrado en la bicicleta y por ello este elemento es tan importante.

Para los menos experimentados es interesante conocer los tipos que existen y como adaptarlas a una bici u otra. Existen alforjas o trasportines de muchos tamaños y materiales, cada uno está preparado para un tipo de bici. Así que lo que primero debemos comprobar es qué tipo de bici tenemos o cuál nos vamos a comprar.

Las bicicletas delimitan el tipo de alforjas

Las bicicletas más habituales dentro de los peregrinos, por ejemplo, son las bicis de montaña con suspensión delantera. Las de toda la vida. Para este tipo de bicicletas es para la que encontraremos más tipos de alforjas y con mejor relación de calidad-precio. Después están las bicis con doble suspensión, que suelen dar mayor comodidad cuando las rutas diarias son más extensas, pero resultará más complicado comprar alforjas que le sienten bien puesto que la suspensión trasera no es rígida y se necesitarán alforjas que se acoplen a la tija del sillín que a se vez son más delicadas y soportan menos peso.

En este tipo de rutas también entran las bicis de carretera o cicloturistas que están preparadas para llevar porta equipajes y alforjas en ambas ruedas o incluso en el manillar. Suelen ser más cómodas por sus sillines anchos y la postura que se lleva en la bici, que acostumbra a ser más erguida. Por otro lado encontramos las ‘fatbikes’ de montaña, que son más divertidas puesto que tienen ruedas grandes que se ‘comen’ las irregularidades del terreno. No necesitan suspensiones, pero so son las mejores para poner alforjas porque suelen ser más bajas y sería necesario engancharlas al sillín, por lo que casi las descartamos, pues son las que menos nos aseguran la seguridad durante nuestros trayectos pedaleando.

 

Tipos de alforjas

Las alforjas más sencillas de utilizar son las de tipo ‘Ortileb’, puesto que son impermeables, duraderas y realmente prácticas a la hora de poner y quitar. Tienen un sistema con pinza que permite ajustarla o quitarla en tan sólo unos segundos. No son los únicos modelos, puesto que también existen otras de velcro resistentes a las diferentes temperaturas pero más complicadas a la hora de manipularlas.

Se podría decir que existen tres formas básicas de combinar las alforjas en la bicicleta. La primera sería un portaequipajes clásico, el más habitual en el cicloturismo. La ventaja es que puedes cargar hasta 20 kg, la desventaja es que sueles cargar más de lo que deberías y después la ruta se puede convertir en un infierno. Para poder acoplarlo así se deben enroscar los tornillos en las vainas, algo que no se puede hacer en todas las bicicletas. Otra opción sería el portabultos con alas en el que la alforja va cogido a la tija del sillín. Se puede montar en cualquier bici, pero sólo se pueden llevar 10 kg como máximo (aproximadamente). No es tan robusto como el anterior y en algunos descensos puedes tener la sensación de que pierdes el equipaje.

 

Por último encontramos las bolsas integradas en el cuadro de la bici. No son las más baratas pero, si encuentras una que se ajuste perfectamente a tu bici, sí es la opción más cómoda aunque no podrás llevar más de 10 kg (aproximadamente).

Para escoger una buena alforja, por tanto, debemos estudiar bien las posibilidades que nos ofrece nuestra bici, analizar el equipaje que necesitaremos para nuestro viaje para escoger la opción más interesante. Debes medir los días que vas a estar ‘de viaje’, la ropa que necesitas, la ruta a realizar y el tipo de bicicleta. Los cuatro factores son fundamentales a la hora de preparar tu ruta. No debemos cargar demasiado la bicicleta y tendremos que maniobrar con ella siendo conscientes de el peso extra, la posición de nuestro equipaje y las consecuencias que tiene en la velocidad.

Comentarios