Seleccionar página

El verano ha sido largo pero ya estamos en pleno otoño y las condiciones climáticas comienzan a complicarse más de la cuenta. De momento no hay una opción en los vehículos que te permita cambiar el tiempo y poder disfrutar de unas condiciones idílicas para conducir. Sin embargo, te vamos a presentar unas cuantas tecnologías que ayudan a conducir cuando hay mal tiempo, como el que se caracteriza en los próximos meses.

No pienses que son sistemas fuera de tu alcance, por modernos o caros, ya que la mayoría de coches del mercado de los últimos años las incorporan. Sólo hay que saber que están ahí y sacarles el mayor provecho posible. Cada vez es más larga la lista de opciones a la hora de personalizar un vehículo. No debes olvidar que lo más importante es tus seguridad y la de tus acompañantes. Presta atención a estos elementos por encima de otros que pueden ser más llamativos, pero menos útiles o beneficiosos para tu seguridad.

Los neumáticos, tu contacto con el asfalto

Elige el diseño de llanta que más te llame la atención, pero no olvides que la parte más importante es la que sustenta ese círculo de aluminio (o aleación) que te gusta con más o menos radios. De fábrica, los coches suelen salir con neumáticos de primeras marcas; cuando toque cambiarlos puedes cambiar de fabricante si lo deseas, pero busca siempre opciones de calidad y desecha los neumáticos usados (lo de que son más baratos es un espejismo ya que su vida útil es tan corta que, a la larga terminarás gastando más dinero).

Para hacer frente al mal tiempo lo más recomendable son los neumáticos de invierno, recuerda que son más efectivos que los de verano en el momento en que el termómetro baja de siete grados. En España no hay costumbre de usar este tipo de neumáticos, pero son una opción muy interesante en ciertos lugares donde la climatología no da tregua desde octubre hasta marzo.

 

Las Luces, tu guía en la carretera.

¿Gastar mil euros en unos faros Full LED o en el navegador? La respuesta debe ser clara y contundente. Las luces no sólo sirven para iluminar las carretera, también permiten que el resto de usuarios de la vía se percaten de tu presencia. Si puedes optar por un sistema de iluminación inteligente, mucho mejor. Ahora gracias a las luces diurnas será muy complicado que los otros coches no te vean, aunque el día esté gris. También es importante saber que los LED molestan menos a los otros conductores, sin dejar de asegurarte una luminosidad casi perfecta. No te olvides que en condiciones de niebla intensa las luces antiniebla son un gran punto a tu favor, tanto para ver como para que te vean.

ABS, frena con garantías

Desde el año 2004 la tecnología ABS es obligatoria en todos los coches. Sin embargo en el mercado de segunda mano todavía se pueden encontrar coches que no tengan este sistema incorporado. Si estás buscando coches de ocasión, no pierdas un segundo en aquellos que no cuenten con ABS. La tecnología ABS evita que las ruedas se bloqueen al frenar, lo que te ayuda a tener una frenada más limpia y no perder el control del coche mientras pisas el pedal de freno. Esto reduce notablemente el riesgo de accidente cuando las frenadas se producen de manera inesperada.

ESP, nunca pierdas el control

La ‘historia’ es similar que con el ABS. El ESP es obligatorio en todos los coches que salen de fábrica desde 2014 pero en el mercado de usados hay muchos que no montan este sistema. Busca uno que lo tenga, lo agradecerás si notas que tu coche subvira o se ‘va de morro’. Gracias a esta tecnología tendrás el controlo de la dirección en todo momento bajo tus manos.

Aunque lo más importante a efectos de seguridad es estar atento a la carretera y sus condiciones, y adaptar tu conducción a elementos externos del mal tiempo como pueden ser las hojas caídas, la lluvia, posibles placas de hielo o el viento, es importante saber que estos elementos te pueden ayudar a evitar disgustos innecesarios mientras vas al volante.

Comentarios