Seleccionar página

Los triángulos de emergencia son de esos elementos que, parecen ser sencillos y (en teoría) fáciles de usar. Por este pensamiento no reciben la importancia que se merecen… y acaban colocándose de cualquier manera y en muchas ocasiones incorrectamente. Si se disponen correctamente ubicados sirven para indicar la posición de un vehículo averiado o siniestrado; su ausencia puede dar lugar a accidentes en cadena y atropellos.

Todos los coches los deben de llevar de una manera accesible. Es algo básico contar con los triángulos de emergencia,  y quizá por eso, porque ni siquiera hay que pedirlos como extra como sucede con la rueda de repuesto cuando compramos un coche, no reciben la importancia que se merecen. Al ser gratis… Es importante que estén homologados y cumplan con la legislación vigente.

UNA MISIÓN FUNDAMENTAL

Los triángulos de emergencia son los encargados de señalizar que un coche se ha detenido en la calzada, ya sea por accidente o avería. Su colocación es imprescindible siempre que las circunstancias obliguen a detener el coche por emergencia ya que sólo así el resto de usuarios de la vía quedarán avisados de la presencia del vehículo con suficiente antelación para ejecutar las maniobras pertinentes y no verse sorprendido por un ‘elemento’ que obstaculiza su marcha.

Ahora bien, los triángulos de emergencia no se pueden poner en cualquier sitio. La Dirección General de Tráfico es muy clara al respecto y establece las pautas a seguir para señalizar correctamente el lugar dónde ha quedado detenido el vehículo. 

– En carreteras de doble sentido, hay que colocar dos triángulos, uno por delante y otro por detrás. Además, deben quedar al menos a 50 metros de distancia y de forma que sean visibles a 100 metros, como mínimo. Como forma general, caminar 50 pasos puede servir para calcular la distancia a la que se debe colocar el triángulo.

– En autopistas y autovías solo es necesario un triángulo (los coches solo te verán en una dirección) que debe colocarse también a 50 metros por detrás del coche averiado o siniestrado, y debe de ser visible a 100 metros. también.

¿POR QUÉ ESTAS DISTANCIAS DE COLOCACIÓN DE LOS TRIÁNGULOS?

Infografía: DGT

Las distancias indicadas por Tráfico tienen su explicación: si un vehículo circula a 120 km/h, entre el tiempo invertido en darse cuenta del peligro, la reacción y la frenada pasan al menos 113 metros.

Un último apunte: nunca salgas a colocar los triángulos de emergencia sin haberte puesto antes el chaleco reflectante. Es importante que seas visible durante todo momento, especialmente de noche. Con el chaleco ayudarás a los otros conductores a que te vean y contribuirás a tu seguridad y a la suya.

Comentarios